Almoradí, aislada, sufre la ira de la DANA