Un acto de amabilidad de un camarero se convierte en una propina de 500 dólares