La amenaza fue el arma más frecuente contra los periodistas colombianos en 2008