Un análisis de sangre permite descartar anomalías cromosómicas en el feto