La sentencia de Ana Julia, 26 páginas de pura maldad