Una anciana destroza un cuadro de 80.000 euros al confundirlo con un crucigrama