Los ancianos diabéticos sufren 23 veces más amputaciones que el resto