Seis ancianos maltratados y un botín de 2 millones