El anclaje daña el hábitat