La angustia por los pozos llevan a un aumento de las denuncias