El añorado Jacques Cousteau no reconocería los fondos mediterráneos que grabó