La anorexia y la bulimia serían hereditarias y estarían asociadas a genes específicos