Un niño de tres años, digno sucesor de Paul McCartney