La Antártida Oriental sufre el desprendimiento de un iceberg del tamaño de la isla de Gran Canaria