El anticiclón dispara la contaminación en las grandes ciudades españolas