Un anuncio alemán muestra a los italianos como timadores y machistas