50 días después del encendido de Navidad, Vigo apaga sus luces: dos millones de personas han visitado la ciudad