El canto a la vida que esconde una mancha azul de un niño muerto