Los obispos aprueban que el Rey pueda comulgar aunque firme la Ley del Aborto