Cinco países europeos aprueban condroitín sulfato de Bioibérica como medicamento ético en artrosis