Un neozelandés pierde una apuesta de póquer y se pone un nombre de 99 letras