¿Pueden arder nuestras catedrales?