Uno de cada cinco argentinos recibe ayuda estatal para subsistir