Fue un arrebato de amor