Investigadores suizos descubren una posible cura para la artritis