El arzobispo de Granada se postra ante el altar para pedir perdón por los abusos