El cadáver de la mujer asesinada por su marido en La Zubia, Granada, presentaba cinco disparos en la cabeza