El presunto asesino de O Carballiño padece demencia