La pólvora de las manos del presunto asesino de Sheila coincide con la del cartucho de la escena del crimen