El asesino de Alcolea mató a Rosario porque iba a abandonarle con su hija