La casa del presunto asesino de Laia estaba llena de sangre