Un asesino, en libertad