El asesino de la corredora de Nueva York la mató tras estudiar sus rutinas en Instagram