El asesino de Olot disparó tres veces en siete segundos