El rastro que llevó al presunto asesino que descuartizó a un hombre y apuñaló a un policía