El asesino de Pioz vuelve a pedir perdón en su alegato