Los dos asesinos de Maores, internados en un centro de menores