"Los asesinos en serie no nacen, se hacen": cómo el hombre se convierte en monstruo