La asistencia a la beatificación de Juan Pablo II no requerirá invitación