Una surfista adolescente cuenta cómo se salvó del ataque de un tiburón