La atención sanitaria diaria cuesta 9 euros por dependiente en centros privados