Así financiaron los terroristas los atentados de Barcelona y Cambirls