Los terroristas de Barcelona y Cambrils aspiraban a atentar con chalecos suicidas en zonas abarrotadas de gente