El primer atestado del accidente no determina la velocidad ni el consumo de alcohol