La última atracción en China, simular la muerte de uno mismo