Se hacían pasar por policías para atracar a los turistas en las áreas de descanso de la AP7