El atraco perfecto a una joyería de Alicante: solo se resistió la caja fuerte