Los peatones siguen cruzando por el paso no habilitado de la estación de Mollet de Vallès donde murió el joven arrollado por un tren