Las auditorías revelan que el fraude de Millet asciende a 23 millones de euros