La crisis hace aumentar en más del 50 por ciento la asistencia a los comedores sociales